alfombra piel de vaca

Alfombra piel de vaca

La alfombra de piel de vaca es un must entre las últimas tendencias de interiorismo. Una presencia arrolladora que transmite personalidad y aporta calidez allí donde se coloca. Pocos complementos consiguen igualar el aire que una alfombra de piel 100% natural aporta a la decoración del hogar. Tanto las que mantienen la forma de la piel como las alfombras patchwork son el complemento perfecto en multitud de ambientes.

Decorar con alfombra de vaca

La alfombra de piel es resistente y confortable. Además, al tratarse de un complemento de procedencia natural cada alfombra es única y exclusiva. Tu alfombra será irrepetible, no habrán 2 iguales, todo un toque de distinción integrado en la decoración de tu hogar.

Las alfombras de piel dan un aire elegante y soficticado, son llamativas y destacan allí donde se colocan. A la hora de seleccionar el color puedes tener en cuenta los tonos predominantes en la habitación donde la vas a colocar. La alfombra se integrará, pero seguirá destacando. Si eres aún más atrevida puedes escoger una alfombra de vaca con un tono que contraste con los del resto de la habitación. 

La alfombra de vaca de un toque cálido y acogedor a cualquier estancia. Es un complemento perfecto en decoraciones minimalistas donde con poco se consiguen grandes efectos. También se integra a la perfección en estilos nórdicos y tanto en ambientes clásicos como en decoraciones de corte colonial. 

Podemos distinguir 2 grandes tipos de alfombras de piel de vaca. En primer lugar encontramos las que mantienen la forma de la piel del animal. Normalmente estas alfombras presentan el color y las manchas naturales de la res. También podemos encontrarlas tintadas imitando el dibujo de la piel de otros animales, como la cebra o el tigre. En segundo lugar, encontramos un tipo de alfombra de piel que está ganando protagonismo últimamente. Se trata de las alfombras patchwork de piel. Estos bonitos mosaicos de retazos de diferentes pieles de vaca suelen tienen formas más comunes. La mayoría de alfombras de este tipo tienen la típica forma rectangular y las podemos encontrar en varias medidas. 

La alfombra de vaca adquiere un elegante protagonismo allí donde se coloca. Por eso, lo habitual es situarla en las principales estancias de la casa. El comedor, el salón o los dormitorios son sus hábitats naturales y en cualquiera de ellos esta alfombra quedará perfecta generando espacios y atrayendo las miradas hacia ella.

Un uso original de la alfombra de vaca es utilizarla como tapiz, colocándola en la pared. Un recurso elegante y que llama mucho la atención. 

Lo que debes saber antes de comprar una alfombra de vaca

Las pieles para elaborar alfombras animales provienen de la industria alimenticia por lo que es una industria que realmente recicla un sobrante para transformarlo en un complemento útil. Todas las alfombras de piel pasan por un proceso de curtido y, por lo tanto, se garantiza su durabilidad. Gracias a este laborioso proceso se logra también mantener la suavidad, el brillo y color del pelo. 

Por razones obvias no existen dos alfombras de piel natural iguales. Por lo tanto, su tamaño nunca es estándar y las medidas de referencia, aunque bastante exactas, son aproximadas. Las pieles pueden presentar pequeñas marcas naturales que las dotarán de aún más personalidad.

Alfombra de piel patchwork

Una tendencia cada vez más de moda es la de fabricar alfombras patchwork de piel. Estas alfombras estás elaboradas juntando trozos de diferentes pieles – normalmente cuadrados o rectangulares – usualmente de vaca.  Con las alfombras patchwork de piel de vaca se consigue vestir las partes más nobles del hogar con un plus de elegancia y modernidad. 

Las alternativas: alfombra piel de oveja y alfombra piel de cabra

Como hemos visto, las alfombras de cebra o leopardo son, en la mayoría de ocasiones, pieles de vaca o ternero tintadas. Por lo tanto, son alternativas estéticas, pero no en cuanto a medidas y textura. Las alternativas naturales que podemos encontrar con más variedad de opciones disponibles son la alfombra piel de oveja y la alfombra piel de cabra. Este tipo de alfombras son de pelo largo y tamaño más pequeño en comparación a las de vaca. 

Alfombra piel de oveja

Es la opción de pelo más largo y menor tamaño. La estrella es la blanca aunque podemos encontrarla también en negro y diferentes tonos de marrón. Normalmente predomina un único color aunque, dependiendo de la raza de procedencia del animal, también hay variantes moteadas. Su precio varia en función de la calidad del pelo y del tamaño de la alfombra que puede estar entre los 80 y los 140 cm.

¿Merece la pena la alfombra de piel sintética?

En nuestra opinión únicamente merece la pena comprar una alfombra de piel sintética cuando el presupuesto destinado a ello es muy bajo. Ninguna alfombra sintética soporta la comparación con una de piel natural. Colocando una junto a otra cualquiera sería capaz de notar la diferencia de calidades.  

No obstante, lo habitual sería que una alfombra de piel sintética y otra natural nunca compartieran el mismo espacio. En ese supuesto, algunos modelos sintéticos pueden dar el pego visualmente, pero ninguno de ellos resistirá una comparación al tacto. No hace falta tener una referencia para darse cuenta de que la alfombra no es natural cuando se toca o, incluso, se pisa descalzo sobre ella.

Limpieza y conservación de una alfombra piel de vaca

Las alfombras de piel se almacenan extendidas y sólo se doblan y empaquetan para su envío por lo que habitualmente nuestra alfombra de piel natural llegará a casa doblada en 2 ó 4 partes en su envoltorio protector. Al abrirla y extenderla es posible que se note alguna marca en las zonas por las que venía doblada. No es necesario hacer nada para eliminar esas dobleces. Bastará con dejar la alfombra extendida y ella misma, por su propio peso, se asentará eliminando las marcas. 

Al tratarse de un producto natural y que ha sido curtido es posible que las alfombras de vaca nuevas presenten un olor particular. Este olor a nuevo es normal y bastará con airearlas para eliminarlo.

En cuanto a la limpieza, para mantenerla limpia bastará con pasar la aspiradora regularmente para eliminar el polvo. Al hacerlo hay que seguir siempre el sentido del pelo, para no causar deformaciones. 

Ante manchas sólidas o líquidas habrá que utilizar un paño de agua tibia y jabón neutro en cantidad reducida. Hay que actuar con precaución tratando de evitar mojar el cuero de la alfombra. Una vez limpia la mancha procederemos a secar el pelo con un trapo de algodón. 

Una alfombra de piel de vaca nunca debe lavarse en la lavadora ni se pueden utilizar disolventes. En caso de manchas difíciles y persistentes lo mejor es acudir a un servicio de limpieza especializado. 

Comprar alfombra piel de vaca online

Una alfombra de piel de vaca es un complemento premium de la decoración de nuestro hogar. Este tipo de alfombras, no obstante, tienen un precio bastante contenido para lo que son y podemos encontrar modelos de calidad a partir de 100 €. 

Habitualmente son los propios vendedores los que se encargan de seleccionar y curtir las pieles para confeccionar las alfombras. Una de las ventajas de comprar tu alfombra a través de todoAlfombra es que vas a poder acceder a la oferta de todos esos vendedores a través de una única web. De esta manera te resulta mucho más sencillo comparar modelos y precios. 

Una vez decidido qué modelo es el que mejor encaja con tus gustos y necesidades no tienes más que realizar el pedido y la alfombra llegará cómodamente a tu casa. En la mayoría de los casos sin gastos de envío y en el plazo de 2 días. El proceso de compra es totalmente seguro y, para mayor garantía, se realiza a través de Amazon España. En el caso de que la alfombra no termine de cumplir tus expectativas puedes devolverla sin problemas recuperando tu dinero.  

Además de alfombras piel de vaca en todoAlfombra puedes encontrar: